martes, 28 de marzo de 2017

RUTH CASTRO, PEDIATRA EMBLEMÁTICA DEL CSSI

Ruth Maigualida Castro, pediatra

Santa Inés tiene medalla de oro en servicio y atención


Ama los deportes al aire libre

“Soy incondicional con el centro, el equipo y los profesionales que trabajamos aquí somos maravillosos, somos personas con características diferentes al común, tenemos mucha vocación de servicio, tanto como los fundadores, como los que trabajan en la parte administrativa y gerencia, esto se puede apreciar en el mantenimiento y cuidado de las áreas. Todos estamos abocados en prestar un mejor servicio y una buena atención ya que siempre está el deseo de hacer las cosas bien y seguir el camino de la excelencia”, expresa la doctora Ruth,  quien el día de la entrevista le celebraban su cumpleanos en el centro de salud.

Ruth es egresada de la UCV con postgrado en pediatría del Hospital Universitario de Caracas, además tiene formación en trastornos del neurodesarrollo.
Desde que estudiaba primer grado en el colegio se sentía atraída por la medicina pues fundó la cruz roja en su aula. “Nací con las ganas de tender la mano, ayudar a la gente y curar enfermedades”, asegura la pediatra.

Cuando comenzó sus estudios en medicina pensó que escogería psiquiatría porque le interesaba mucho la dinámica de personalidad. Luego pasó por obstetricia donde ayudó en varias labores de parto, sin embargo, asegura que casi se desmayó asistiendo en los primeros y finalmente escogió pediatría. “Es demasiado especial trabajar y aprender de los niños, es una fortuna, no hay nada que te enseñe más que ver a un niño crecer y no hay nada que te permita ayudar más en la educación de la familia que atender niños”, agrega Ruth.

Uno de sus maestros la introdujo en el área de la neurología pediátrica, específicamente en los trastornos del neurodesarrollo que son las desviaciones del desarrollo de los niños, cuyo cuidado permite que un niño crezca y sea más competente en la vida.

Comenzó a trabajar en el Centro de Salud Santa Inés hace 16 años, para ella fue suerte que se contactaran con ella solicitando su servicio en pediatría. “Llegó en un momento de mi vida en el que necesitaba retomar la práctica de la pediatría regular del niño sano”, relata la doctora.  Empezar a trabajar en el centro fue algo nuevo y divertido para ella ya que no había hecho pruebas psicotécnicas anteriormente.


Trabajar con niños es una fortuna

Brinda apoyo en educación para un mejor desarrollo y una mejor calidad de vida de los niños y adolescentes que asisten a su consulta. “Este lugar educa y enseña, derrocha valores y principios y las personas son amables y atentas”

También trabajó en otros centros pero abandonó la labor hospitalaria pública, aunque contribuye con el servicio de neuropediatría del Hospital Universitario en la formación de sus estudiantes.

“Todos los días de mi ejercicio en Santa Inés son múltiples cuentos y experiencias positivas. El trato de la gente, la camaradería que hay entre el personal. Los quiero muchísimo, son mi familia, que a pesar de que no es consanguínea es una familia del alma, de lo cotidiano, del día a día”.

Se considera una persona muy versátil, amante de los deportes al aire libre, indispensables para ella. Lee muchísimo y le gusta mucho escuchar música, se considera alguien muy musical y un ratón de museo ya que le fascina cualquier manifestación del arte.


Entrevista y fotos Julia Andrea Herrera López

jueves, 16 de marzo de 2017

ARTE Y ANTROPOLOGÍA UNIDAS EN PROYECTOS COMUNITARIOS EN LA UPLA

Xiomara Jiménez, asesora artística en la UPLA del Parque Social UCAB

Antropología y arte enlazadas


Xiomara aprecia su apariencia como al arte: es de tez blanca, le gustan los colores vivos y tiene un cabello sedoso

Su carrera se caracteriza por ir fuera de los circuitos regulares de las artes plásticas, no se considera una antropóloga convencional ya que quiere hacer algo distinto y tiene clara su vocación. “Investigo a través del arte los aspectos que me interesan, sustituyo el trabajo de campo del antropólogo con las experiencias de intercambio en estos proyectos”, expresa.

Xiomara Jiménez es egresada de la Escuela de Artes Plásticas Cristóbal Rojas y luego para complementar sus estudios y tener un cuerpo teórico más sólido decidió estudiar antropología en la UCV.

Trabajaba en el Museo Jacobo Borges, cuando en el 2009 conoció al psicólogo, profesor e investigador de la Unidad de Psicología, Manuel Llorens, en un proyecto llamado “Niños de la calle”. Luego Manuel la contactó para participar en un programa de la Unidad llamado “Arte y Vida”, donde Xiomara fusionó su trabajo como museóloga, artista y antropóloga con la finalidad de hacer exposiciones que tocaran temas de interés colectivo para la sociedad, y desde entonces asesora este tipo de investigaciones comunitarias.



Además, también participó en otras obras de la Unidad como “Soñadores, Retratos de contacto”, que consistía en mostrar las distintas formas de hacer retratos; “La belleza propia: Arte, Adolescencia e Identidad”, donde propuso la idea Identidad y Memoria desde la perspectiva de los jóvenes a partir del retrato, recopilando información y construyendo las obras y Búsqueda de vestigios del presente/estudios.

Como artista, Xiomara ha desarrollado y participado en numerosos exposiciones como Eva en ausencia en el Museo Jacobo Borges, donde se refleja el lenguaje del duelo y la pérdida. La transformación que sufre una familia ante esta situación. Por este proyecto recibió el Premio FAMA en el 2002 (Fondo de Aportes Mixtos de la Fundación Polar). También expuso una obra llamada Horizonte Nacional en la Galería de Arte Universitaria de la UCV en el 2008, que consistía en una serie de paisajes muertos, fue un proyecto de investigación sobre imágenes históricas carnetizadas, una obra conceptual donde se expresa la memoria y como se ha carnetizado y entre otras investigaciones y muestras, participó colectivamente en El platillo de la balanza.

Se considera amante de la lectura, asegura que le gustaría leer más de lo que puede.También ejerce la curaduría de arte independiente, ha escrito y colaborado en numerosos textos para catálogos de arte. Actualmente trabaja para una página web sobre patrimonio cultural.

“No soy una artista de taller”, expresa Xiomara, trabaja continuamente en sus obras y se preocupa por sus proyectos de investigación a largo plazo.
Una experiencia que le marcó su vida, fue una obra del artista chileno Alfredo Jaar con la comunidad de Catia, donde repartió cámaras desechables a las personas y estas realizaban fotografías de sus lugares comunes y de su vida cotidiana. Luego, el artista recopiló y manipuló todas las fotos y las llevó a un formato enorme, alterando las imágenes y fue allí cuando ella se dió cuenta que quería trabajar así.

“La palabra manipulación o intervención para un creador tiene un significado particular, ya que un artista no trabaja en la originalidad, va manejando un código que pertenece a otros”, agrega Xiomara.



Otra experiencia que valora fueron los talleres realizados en colegios de Fe y Alegría en 1989, que estaban relacionados con su trabajo ya que le permitieron fusionar su vocación como antropóloga y artista.

Actualmente está trabajando con nuevos planes en la Unidad relacionados con lo precario y otros tópicos que se pueden ver reflejados en la sociedad actual.  Esperamos encontrarla en los espacios del Parque Social, comunicándose con los jóvenes de la comunidad con su hablar suave y ese amor por aprender con ellos mutuamente del arte. 

Entrevista: Julia Andrea Herrera López


Fotografías: cortesía de Xiomara Jiménez y su libro La Belleza Propia: Arte, Adolescencia e Identidad, editado por Ediciones de la Fundación Polar.

jueves, 9 de marzo de 2017

ADONIS LEAL "TODOS MIS PACIENTES TIENEN ALGO QUE CONTAR"

Adonis Leal, médico del CSSI UCAB
Un geriatra que disfruta las redes sociales

Colabora en los operativos que organiza Santa Inés en las comunidades vecinas

Comenta que gracias a que usa frecuentemente las redes sociales, en especial el Twitter, en donde suele compartir publicaciones sobre su profesión y temas de interés, ingresó al Centro de Salud Santa Inés en 2012, cuando a través de un mensaje, el gerente de Santa Inés Bernardo Guinand solicitaba médicos en su especialidad y el respondió. Desde entonces, ya son cinco años atendiendo consulta en el Centro los martes y jueves en la mañana.

Adonis Enrique Leal Arrieta es egresado de médico cirujano en la Universidad de Carabobo y realizó su postgrado en geriatría en el Instituto Nacional de Geriatría y Gerontología de Venezuela (Inager), actualmente, Instituto Nacional de los Servicios Sociales (Inass).
Leal expresa que en Santa Inés existe una manera diferente de atención al público en comparación con los demás centros de salud. “La atención es de calidad y además se cuenta con muy buenos médicos, enfermeras, personal administrativo, laboratorio y 
 rayos X, agregando los espacios que están en muy buen estado a pesar del volumen de pacientes que hay”.

“Me interesé en la especialidad de Geriatría después de que comencé a trabajar en la Casa Hogar del Anciano en San Fernando de Apure, allí me di cuenta que me gustaba trabajar con adultos mayores, escuchar sus dolencias y además escuchar sus historias. Luego ingresé al postgrado y fue gustándome más el proceso de envejecimiento y la forma en que se presentan las enfermedades en los adultos mayores, que tienen sus propias características y es reconfortante saber que estoy ayudando a resolver los problemas de salud y quizás los problemas emocionales de estos pacientes, así como darles calidad de vida y también tranquilidad a sus familiares”, comenta.


Atiende pacientes de Caracas y del interior como de Monagas, Falcón, Yaracuy y Táchira

El geriatra también trabaja con el Gobierno del Distrito Capital en tres casas hogares, como la Casa Hogar Luis Ordaz ubicada en San Martin, la Casa Hogar El Conde en San Agustín y la Casa Hogar Mauro de Catia situada en Coche.

Asegura que todos los adultos mayores que trata tienen su historia. “Tengo una paciente española que me regaña cuando la hago esperar, me toca la puerta y me dice que no va a venir más nunca, se va y luego como a los dos meses regresa y me pide disculpas por haber ido a otro médico”, relata.

También visita a pacientes a domicilio y asegura que es muy gratificante brindar su servicio a aquellos que lo necesitan y ha tenido la oportunidad de crear vínculos y forjar amistades con ellos.

Aprecia sobremanera la experiencia que ha tenido con las visitas a las comunidades organizadas por la gerencia del Centro de Salud Santa Inés en La Vega, Macarao y Antímano en donde prestan servicio gratuito.

En su tiempo libre interactúa a través de sus redes sociales, le gusta cocinar y suele reunirse con sus amigos y organizar karaokes.

Entrevista y fotografías: Julia Andrea Herrera López